De hipsters, postureo musical y barbas (parte II)

Es un hecho que postureo, gafapasta, hipster, y demás, son términos con los que cada día estamos mas familiarizados. Últimamente está muy de moda, hacer manuales y críticas sobre toda esta tribu urbana (por moda y por postureo) de hecho, esta es la segunda parte, de esta (De hipsters, postureo musical y barbas) pequeña crítica al mismo tema. Pero hoy, no quiero entrar en polémicas (no demasiado) sino presentar unos cuántos reportajes con los que si hiciésemos un diagrama de Venn, en el punto común de los círculos (aunque para el caso sería mejor de triángulos) tendríamos, la verdadera definición, ánimos e intereses que mueven a los “hipsters”. Es decir, que esto es un manual de manuales de hipsters.

Source: sorakeem.tumblr.com viaDavid on Pinterest  Source: David on Pinterest

Source: sorakeem.tumblr.com via David on Pinterest | Source: David on Pinterest

Empecemos por el principio, ¿Qué es un gafapasta? y cómo ser uno de ellos, o camuflarse como dicen en Jot Down.

“El gafapasta medio —diablos, qué ironía— lucha con todas sus fuerzas por alejarse de los gustos e intereses culturales de la mayoría como si de un gato huyendo de una aspiradora encendida se tratase. Se coloca mecánicamente por encima de la media en cada confesión con tal de no ser considerado un mediocre, como todos. Lo comercial —ojo, ahora se llama mainstream— es poco menos que aceite hirviendo. El gafapasta es más inteligente que eso”.

Manual del buen gafapasta, guía practica para la conversión o el camuflaje de Jot Down Cultural Magazine.

A base de tópicos, hicieron lo propio en Rolling Stone, con sus nueve pasos para ser un “indie gafapasta” que dicen ellos. Starbucks, Apple, el día de H&M, y hasta inventarse una infancia, son algunos de los consejos que ofrecen.

“Cuando alguien te pregunte por tu niñez, sobre todo si es un ligue, apunta hacia el infinito con la mirada y responde: Fue duro. No tuve amigos. No jugaba al fútbol… Pero cambiemos de tema, por favor. ¿Vas a ir al Primavera Sound?”.

Cómo ser un ‘indie gafapasta’ en nueve cómodos pasos de Rolling Stone.

En Playground Magazine, le dedican a todo esto una sección, modernillos de mierda, haciendo referencia a lo que en principio era un insulto y que algunos adoptaron para nombrarse a ellos mismos, es un mundo loco este de los hipsters, irónico y bizarro, que dirían. En su primera entrega, nos hablaban del amor entre modernos, de cómo hacerlo, o de algo así:

“El amor es un producto de obsolescencia programada, como las zapatillas Vans, la dentadura de Pete Doherty o los auriculares del iPod”.

Se preguntan en el País, si está pasado ser moderno, ahora que lo moderno es odiar a los modernos, aunque esto es ya un poco antiguo, ser moderno, siempre ha estado, aunque con otros nombres (bohemio) y estará de moda,  prueba de ello, el auge del “postureo“. La vida del moderno o hipster, es muy dura, tienes que demostrar continuamente que tú eres el más moderno de la ciudad, fotos en instagram, los grupos que escuchas en spotify (poner la sesión privada para escuchar sin miedo a represalias de tus iguales que escuches la última de Pitbull) los locales de moda en tus localizaciones de foursquare, y un largo etcétera a sumar en tu lista de modas a seguir.

“Las conexiones culturales del movimiento hipster arrancan con las novelas de Dave Eggers y los discos de Johnny Cash producidos por Rick Rubin. Mutan hacia el rock de los Strokes y abrazan la ensoñación retro y la ironía con Wes Anderson. Luego se abandonan a los ochenta, para caer en el ardillismo, Fleet Foxes y las bicicletas sin marchas. “Con respecto a la época Strokes, hay menos heroína y más colores vivos. Los chicos comen mejor y por eso pueden conducir bicicletas sin marchas”, apunta McInnes”.

¿Está pasado ser moderno? en el País.

“En resumen, postureo es hacer cosas más de cara a la galería que por una propia y verdadera motivación, es decir y hacer cosas sólo porque crees que es lo que toca”.

Manual de postureo en GQ

Con lo que ya has leído, ya podrás saber si eres o no un hipster, y podrás dar la razón o indi(e)gnarte con el artículo de firma colectiva en diagonal, sobre lo machista que es la escena alternativa española, acusando desde a “El Guincho” por el videoclip de Bombay en el que dice ” un videoclip por el que desfilan tetas“, hasta Anni B Sweet, la música malagueña a la que acusa de hacerse las fotos de promoción en paños menores.

“La música considerada buena es la que cuesta digerir y también descubrir, la exclusiva, que sirve para demostrar al oyente su fortaleza y aguante y otorga poder como jefe de la manada. Sólo el hombre de mediana edad tiene acceso a la autoridad”.

Machismo gafapasta en Diagonal

En un párrafo se menciona a Francisco Nixon, en el que previo piropo (el letrista mas celebrado) se hace alusión a la que según ellos, es la única cualidad que tienen las chicas a las que le dedica sus letras, que son guapas. Francisco, ni corto ni perezoso, hizo una educada réplica en su blog.

“En mis canciones, nunca he tenido la intención de ofrecer una visión estereotipada o superficial de las mujeres. Admito que mis letras puedan admitir tales interpretaciones, y si alguien lo ha creído así, le pido disculpas. Pero creo que también admiten otras lecturas, y un buen crítico debería ser capaz de hacerlas”.

Machismo Gafapasta en Francisconixon

Elena Cabrera, una de las periodistas entrevistadas para ése artículo colectivo, ahondaba más en el tema en su blog, y en Playground Magazine en Moratones del machismo cultural, aprovechando que como ella misma dice: “se ha abierto el melón”.

“Yo tampoco lo veía con 20 años, en 1995. Cuando en ese año me preguntaban si me sentía discriminada por ser mujer en un mundo de hombres contestaba que no. Y hoy seguiría contestando que no. Pero hoy entiendo que la discriminación está en la posibilidad de esa pregunta. Y mientras esa pregunta siga siendo posible, seguiré estando discriminada por ser mujer, aunque yo no me sienta así”.

En ocasiones soy machista de Elena Cabrera

Una última crítica al artículo, por parte de una feminista, Lara A. Miranda en el blog No soy Naif.

“Entiendo por feminismo de lata aquellas acciones, artículos u opiniones que tan sólo buscan aumentar gratuitamente la popularidad, la polémica por la polémica, o simplemente, como acabo de señalar, sumarse a una tendencia”.

Feminismo en lata , Lara A. en No soy naif

Se puede estar mas o menos de acuerdo, supongo que todos tienen parte de razón en sus argumentos, pero no todo es blanco ni negro. El machismo en el indie patrio existe, aunque es un machismo sin intención, el machismo es algo con lo que hemos convivido desde el principio de los tiempos, la sociedad ha sido siempre machista, por suerte cada vez lo es menos, y algún día se llegará a un punto de igualdad entre sexos, pero hasta entonces ese machismo heredado se reflejará en todo tipo de expresiones culturales. Y no por ello son mejores o peores, yo voy a disfrutar igual de las canciones de Anni B Sweet, sin pensar que en su “promo” salga en ropa interior, o de Segundo Premio de los Planetas, sin pensar que sea machista, porque de hecho la canción no está dedicada a una ex, sino a Florent.

De cualquier manera esto son sólo unos extractos de los artículos, para formar una pequeña idea de lo que es todo este mundillo, lo recomendable es leer los artículos completos, pero claro, el fulgurante ritmo de tu vida de moderno, igual no te permite dedicarle cinco minutos a todo esto, aunque sí te permita, pasar un buen rato añadiendo filtros de instagram, a la foto que has hecho en Starbucks de tu café. El mismo que ya estará frío para cuando quieras tomarlo.

“No, that was wonderful! I love being reduced to a cultural stereotype”

David Díaz (davidazbaya)

Anuncios